Mitos de los controles de alcoholemia

Agosto 24, 2016
Autoescuela

El alcohol, como sabemos, es una droga psicodepresora que incluso en pequeñas cantidades influye negativamente en la conducción y puede tener consecuencias desastrosas. El alcohol que se ingiere pasa a la sangre por el aparato digestivo y circula por todo el organismo. Así llega a los alvéolos de los pulmones y se puede medir con el aire que respiramos. Hay discotecas que disponen de aparatos para medir la tasa de alcoholemia pero en muchos casos, miden el aire de la boca. Los de los Mossos Esquadra miden el aire de los pulmones por lo tanto los resultados varían.

A continuación os explicaremos algunos de los mitos y por qué no funcionan:

  1. Chupar granos de café, masticar chicles, caramelos: estos absorberán el alcohol presente en la boca pero no el de los pulmones.
  2. Esperar dos horas antes de conducir: siempre depende de lo que se haya bebido y del metabolismo de la persona por lo que no te puedes fiar.
  3. Hacer ejercicio: con el ejercicio la sangre circula más rápido y acelera algo la eliminación del alcohol a través del sudor, pero es tan poco que casi es imperceptible.
  4. Beber agua en abundancia: Lo que se elimina por las vías urinarias es sobre todo agua. La parte de alcohol es muy baja.
  5. Tomar medicamentos: Se debe tener en cuenta con este tema ya que algunos medicamentos pueden incluso incrementar el efecto del alcohol.

Así que, si bebes no conduzcas y si quieres beber... ¡coge un taxi!